jueves, 22 de octubre de 2009

JOHNNY GUITAR





Johnny Guitar ( Sterling Hayden ) llega al salón de Vienna ( Joan Crawford ), su antigua amante, para ayudarla a regentar un negocio con expectativas halagueñas con la futura presencia del ferrocarril. Sus objetivos encontrarán la oposición del pueblo , que representado por Emma ( Mercedes Mc Cambridge ) , acusa por error a Vienna de ser la amante de Dancing Kid ( Scott Brady) , lider de una banda de cuatreros y del que se encuentra enamorada.

La sustancia del cine de Ray emerge en Johnny Guitar : personajes solitarios, difíciles de encajar, perdedores que no son capaces de adaptarse a un entorno hostil que les rodea y del que necesitan huir.

El western se aparta de la concepción clásica del héroe , capaz de sacrificar su vida por una causa justa para dar paso al enfrentamiento entre dos personajes femeninos de carácter belicoso, recio y decidido, descartando la muerte, violencia, comprendidas como fin , para utilizarlas como reflexión
sobre las mismas. También existen referencias al fracaso sexual, pugnas afectivas, crematísticas, coacciones que emplea en clara alusión a la Caza de Brujas.

Los personajes son prisioneros de sus sentimientos : celos, odio, rencor, envidia, codicia, violencia; resultando una atmósfera que los oprime : Johnny no puede olvidar un pasado violento, Emma es incapaz de ocultar su odio, Vienna no puede esconder sus sentimientos ni carácter decidido y Dancing Kid no puede convencer al pueblo de su inocencia. Se trata de una historia de amor, ambientada en el western y en un mundo viciado y violento.

Película llena de simbolismos como el de la guitarra que representa la vida feliz que pretenden alcanzar los protagonistas. Así como la vestimenta de Vienna, con unos pantalones y corbata que reflejan un carácter viril, para cambiar, cuando se reconcilia con Johnny a camisones y faldas, en una clara manifestación del estado de ánimo.

Otro elemento a destacar es el tratamiento del color como transmisor de los estados anímicos : utilización del claroscuro en la secuencia de la reconciliación o en la del intento de linchamiento de Vienna.

Y finalmente , uno de los dialogos de amor más profundos y que ha pasado a la historia del cine :
J.- ¿ A CUANTOS HOMBRES HAS OLVIDADO?
V.- A TANTOS COMO MUJERES TU RECUERDAS.
J.- ¡NO TE VAYAS!
V.-NO ME HE MOVIDO
J.-DIME ALGO AGRADABLE.
V.- CLARO. ¿ QUE QUIERES QUE TE DIGA?
J.-MIENTEME. DIME QUE ME HAS ESPERADO TODOS ESTOS AÑOS. DIMELO.
V.- TE HE ESPERADO TODOS ESTOS AÑOS.
J.- DIME QUE HABRIAS MUERTO SI YO NO HUBIESE VUELTO.
V.- HABRIA MUERTO SI TU NO HUBIESES VUELTO.
J.-DIME QUE AUN ME QUIERES COMO YO TE QUIERO.
V.-AUN TE QUIERO COMO TU ME QUIERES.
J.- GRACIAS ( BEBE ). MUCHAS GRACIAS.

2 comentarios:

Nino Ortea dijo...

Sin llamarme yoni, y careciendo de todo tipo de instrumento ( incluso de los que llevan cuerda). Debo reconocer que el diálogo me suena a vivido.
Desde luego, sólo a mí se me ocurre enamorarme siempre de mujeres empadronadas en Perdición.
Por cierto, la canción central de la peli, era también de lo más en carne viva.
Acepto esa copa

SÓLO LOS QUE TEMEN ACTÚAN dijo...

Este maravillosísimo diálogo ha sido maltratado por Almodovar. En una de las películas del director manchego - no recuerdo cual- ,se reproduce casi literalmente. Es muy bueno Ray. Son buenos sus diálogos , escenas y actores. La verdad es que cuando lo vi en Relámpago sobre el agua , no pude más que sentir tristeza. Su decaimiento físico provocado por el alcóhol y demás era cuando menos, decepcionante.

Por él escribo aquí y por otra de mis películas favoritas; En un lugar solitario.

Un abrazo.