miércoles, 15 de octubre de 2008

EL CUMPLEAÑOS DE ALBERTIN


Sala de los Mendía. Albertín llega del colegio como si lo hubiese arrasado un ciclón, despeinado,con la camisa rota y pantalones manchados.

Faustino.- Albertín, ¿ dónde te metiste?

Albertín.- En ningún sitio. Vengo del colegio.

Faustino.- ¿ Y esa ropa?

Albertín.- Discutí con unos compañeros de clase.

Faustino.- Discutiste y algo más.

Albertín.- Al final nos pegamos.

Faustino.- Ya te dije que no debes pegarte con tus compañeros y menos en el colegio.

Albertín.- Se metieron con Tonín, el chico gitano.

Faustino.- ¿ Por qué?

Albertín.- Comenzaron a meterse con su padre, que es chatarrero. Que si buscaba mercancías en la basura,que robaba lo que vendía, que vivía en una chabola... Y al final acabaron llamándolo gitano. Tonín no aguentó más y comenzó la pelea. Eran tres contra él. Fui a separarlos y acabé recibiendo algún puñetazo en el intento, así que los devolví.

Faustino.- Demuestras gran corazón pero ninguna inteligencia. Actuaste con nobleza y por una causa justa.

Albertín.- ¿ Tú hubieses hecho lo mismo?

Faustino.- Sin ninguna duda. Y con esto no te quiero animar a que participes en peleas. Nunca debemos juzgar o discriminar a nadie por su raza, religión,color,origenes étnicos o sociales, orientación sexual... Todos somos iguales, lo que importa es la persona.

Albertín.- Quedo tranquilo al saberlo.

Faustino.- Además , me gusta que tengas amigos de diversas condiciones, que te relaciones con ellos y no hagas diferencias, eso enriquece a las personas.

Una semana después es el cumpleaños de Albertín, que celebra en casa con sus compañeros. Ya han marchado todos los amigos menos uno. Llega Faustino, y Albertín está solo con sus juguetes nuevos.

Faustino.- ¡ Felicidades!

Albertín.- Papá , mira todo lo que me han regalado.

Faustino.- Ya lo veo. Suerte que tienes. Cuando yo era pequeño no tenía nada, ni celebrábamos el cumpleaños. ¿ Ya marcharon todos?

Albertín.- No. Aun tienen que recoger a Tonín. Ahora está en el baño.

Faustino.- ¿ Tonín? ¿ Estaba invitado?

Albertín.- Se lo dije a última hora. Después de hablar contigo me pareció bien que Tonín fuera mi amigo.

Faustino( Dudando).- Sí , sí... Pero los amigos se hacen con el tiempo, no de un día para otro.

Albertín.- Pero también vino Angel, que no es muy amigo mío.

Faustino.- Angel es un niño con buenas cualidades, te conviene como amigo.

Albertín.- Mamá dice que lo invitaste porque es de familia conocida de siempre y con muchas propiedades.

Faustino.- Angel solo vino por sus virtudes como persona. ¡ Ya hablaré con tu madre!

Albertín.- Y también dijo Mamá que ibas a tratar que metieran dinero en el banco.

Faustino( gritando).- Te voy a meter en la habitación oscura.

Albertín.- solo repito... ( Viendo la cara de enfado de su padre) Ya callo.

A continuación entra Monse.

Faustino.- ¿ Vienen a recoger a Tonín o hay que llevarlo? A ver si ahora tengo que ir a algún poblado.

Monse.- Vendrán ahora a buscarlo.

Faustino.- ( Indignado) ¡A ver si vienen con el carro y el burro y los aparca al lado de casa!

Monse.- Tranquilizate. Tienen una furgoneta, con la que trabaja su padre.

Faustino.- Vendrán enseñando toda la mercancía que vende. ( Mirando a la ventana) Menos mal que ya oscureció y con suerte cuando vengan no los ve nadie.

Monse.- A veces eres cargante. No será para tanto.

Suena el timbre.

Faustino.- ¡Aleluya! A ver si sale ya del baño, cualquiera diría que está levantando los sanitarios.

Monse.- Basta ya Faustino.

Entra el padre de Tonín.

Padre Tonín.- ¿ Está el niño?

Faustino ( para si).- ¿ Dónde va a estar? ¡ Qué preguntas!
Soy el padre de Alberto, encantado( le tiende la mano y se las estrechan , aunque con cierto escepticismo por parte del padre de Tonín). Está en el baño , enseguida viene.

Padre Tonín( Sentándose sin invitarle nadie).- Oiga este sofá está para el desguace.

Faustino.- ¿ Para el desguace?

Padre Tonín.- ( Sentado y dando saltos sobre el sofá). ¿No ve? La estructura no aguanta...

Faustino.- Oiga, aguantará menos si continúa dando saltos. ¡ Va a acabar rematándolo! Además, lo compramos hace poco.

Padre Tonín.- Se lo cambio por uno muy sufrido que tengo en la furgoneta.

Faustino( Con sorna).- Muy amable, pero no me interesa. (Entra Tonín.). ¡Por fin! Aquí está el niño. Ya puede irse, está muy cansado.

Padre de Tonín ( Continúa saltando).- Entonces, ¿no quiere que le enseñe el sofá?

Faustino.- Oiga con esos saltos que ejecuta podría ganarse la vida en el circo. Respecto a su sofá , le repito que no es necesario que me lo muestre, gracias.

Padre de Tonín.- También tengo unos radiadores para la calefacción más modernos que los suyos.

Monse.- ¿ En su casa?

Faustino.- Allí harán hogueras.

Monse.- ¡ Faustino!

Padre Tonín.- Los tengo en la furgoneta, para vender.

Faustino.- Mire , no me interesa comprar nada, tengo aversión al consumo. Hace años que no compro nada. Además, estamos todos muy cansados, es hora de reposar.

Salen Tonín y el padre.

Faustino.- ¡Monse!

Monse.- Te oigo perfectamente, asi que no me des voces.

Faustino.- Intentaré calmarme, que no es fácil. La próxima vez decido yo quién viene a casa. ¡Si esto parecía el rastro!

Monse.- No exageres.

Faustino.- ¡Todo esto me pasa por mandar al crío a un colegio público!








2 comentarios:

Nino Ortea dijo...

Estimado señor Crespo:
La razón de la presente es pedirle que en nombre del talante y el No al la guerra de Irak se abstenga de seguir publicando estos acerados entremeses en los que critica la realidad social de este estado de estados, plurinacional, metalinguístico y ateo al que llamamos España cuando juega la seleción.

Pôr otro lado, comentarle que creo que le ciega la envidia hacia los que con fondos del Erario, vivimos como usted desea.

En mi condición de liberado sindical desde hace 30 años, ahora que me faltan 15 días para prejubilarme, le digo que debería usted dedicarse a producir, no a escribir

Karlox

Nacho dijo...

Tan real como la vida misma.Todos somos muy liberales y nos permitimos hablar a la ligera hasta que nos toca a nosotros mismos pasar por una situacion de este tipo.Entonces nos sale de dentro todo aquello que no es politicamente correcto decir y nos quedamos con el culo al aire.
Un saludo