martes, 17 de febrero de 2009

¡ QUE MALO ES EL CAPITALISMO!


De nuevo en la casa de los Mendía. Han pasado las fiestas de navidad pero aún quedan nuevas emociones en esta entrañable familia. Hoy los visitan Germán y Antonia, amigos de Faustino, del barrio, de toda la vida. Agradecido encuentro, aunque Faustino intentará no prolongarlo en exceso porque las ideas "progres" además de la forma de ganarse la vida de Antonia y Germán le " cargan" un poco. Ella trabaja en una oficina dependiente del sindicato y él es presidente de la Fundación " Defensa de la fauna asturiana" del Principado de Asturias.


Faustino.- ¿ Te acostumbraste a moverte en coche por Oviedo?



Germán.- La Fundación puso a mi disposición un coche oficial, por llamarlo de alguna manera, y chófer, lo cual me facilita los desplazamientos. Aunque si te soy sincero, no me acostunbro a la capital.


Faustino.- No te acostumbras a la capital pero por el barrio apenas te dejas ver.


Germán.- El trabajo obliga amigo.

Faustino.- Bueno, bueno... Respecto al coche , ¿ por qué dices "llamalo de alguna manera"?



Germán.- Llegar a cada destino era una proeza. Por eso lo cambiamos.



Faustino.- Tengo entendido que los coches del
Principado tenían dos años cuando te nombraron.



Germán.- Loa automóviles presentaban deficiencias.



Faustino.- ¿ Qué comprasteis?



Germán.- Un Mercedes Benz Clase SI.



Faustino.- Estamos hablando de mucho dinero.



Germán.- Lo importante es el resultado Faustino.



Faustino.- Es más fácil con el dinero de todos los contribuyentes.


Aparte , Monse y Antonia charlan sobre la coyuntura económica.

Monse.- ¿ Notais la crisis en el trabajo?


Antonia.- Hay menos movimiento.


Monse.- ¿ Hay menos cursos para el sindicato?


Antonia.- Ya no imparto cursos desde el año pasado. A veces no había dinero suficiente de la Comunidad para completarlos y cuando surgió la oportunidad de entrar en AYAPTA , no me lo pensé dos veces.


Monse.- ¿ AYAPTA?


Antonia.- Sí , es una oficina , que proporciona ayuda a los autonomos extranjeros para realizar sus trámites.


Monse.- ¿ Y como os financiais?


Antonia.- Con las cuotas. Cuando un extranjero quiere obtener un permiso para trabajar por su cuenta en la Comunidad tiene que pedirnos un certificado de estar al corriente en el pago de las mismas.


Monse.- Entonces, se trata de una afiliación obligatoria.


Antonia.- Obligatoria no... Aparece entre los requisitos que pide la Comunidad, pero no es necesario.


Monse.- Así que unos pagan y otros no.


Antonia.- Habitualmente contribuyen.


Monse.-Si dependeis solo de las aportaciones de cada autonomo , éstas no parecen suficientes para sostener todos los gastos.


Antonia.- Siempre hay una partida en los presupuestos de la Comunidad para nosotros, aunque directamente dependamos del sindicato.


Monse.- Estais bien cubiertos : de una parte el sindicato que ya recibe de la Comunidad y del Estado y luego más ayudas directas de la Región.


Antonia.- También se trabaja mucho.


Monse.- ¿ Cual es el horario?


Antonia.- De ocho a tres.


Faustino.- ( Que se entromete en la conversación) Ese es el mío , si le sumas luego las tardes.


Monse.- ( Intentando cambiar de tema) Esperemos que la crisis dure lo menos posible...


Germán.- Desde luego estamos pagando los defectos de un capitalismo desenfrenado, los excesos de las políticas neoliberales, el afán de enriquecimiento fácil, el consumo irracional... Espero que Estados Unidos nos sirva de ejemplo para no imitarlo.


Faustino.- Habrá otras motivos , no solo será Estados Unidos la causa.


Germán.- Es el fundamental Faustino.


Faustino.- A todos nos gusta vivir bien


Germán.- Si pensaramos un poco en los demás, fueramos menos egoístas y los bienes estuvieran mejor distribuídos , todo iría mejor.

Monse.- ( Queriendo otra vez cambiar de tema) . ¿ Arreglasteis ya las vacaciones?


Antonia.- Aún no. O hacemos un crucero por los países nórdicos o nos vamos a Euro Disney.


Faustino.- Pensé que todo lo de los americanos era malo.


Germán.- Es por los niños, por mi parte, no tengo ninguna gana de ir.


Antonia.- Tenemos que solucionar el problema de los locales.


Monse.- ¿ Os deben todavía?


Antonia.- No. El problema es la renta , que es muy baja, era la que cobraban mis padres. Y ahora que heredé , no estoy dispuesta a cobrar un alquiler de subsistencia. . Ya conoces los locales, que están céntricos y en buen estado.


Monse.- Desde luego.


Faustino.- Pero , ¿ no estaban los inquilinos dispuestos a pagaros el precio de mercado? Y perdona Germán, que para ti este termino debe de ser maldito.


Antonia.- Sí. Me pidieron una demora para adecuarse a la nueva situación , pero , ya sabes, a cada uno lo que le corresponde.


Monse.- Claro, claro.


Faustino.- ( Con ironía) Creo que lo mejor para evitar estos problemas, es que, con lo heredado, que por otra parte constituye un enriquecimiento gratuito y por tanto injusto, lo regalemos a los más necesitados.


Germán.- No te pases.


Faustino.- ¡Era broma! Nos iremos ya a inaugurar el que dicen será el mejor restaurante de la ciuda. ¡Vamos rápido que tengo miedo que se acabe el cordero y el besugo a la espalda!. ¡ Germán , vamos a sufrir lor rigores del capitalismo!








































2 comentarios:

Nino Ortea dijo...

Hola, Gus:

Por desgracia, y una vez más, bajo el barniz desenfadado de tu tono hay un contenido de denuncia social. Por ejemplo, lo que comentas de AYAPTA, es verdadero.

Venga, se acaba el carnaval, siento no haberte podido ver ayer noche.
Ya te contaré.

Juncal dijo...

Una pregunta ingenua
¿Para qué sirven los sindicatos en este siglo y en buena parte del que pasó?
Ahí si que hacía yo una buena reestructuración de plantilla,verías cuanto ahorro de cantidad de sueldos inútiles rebajando el gasto público y añadiendo ese dinero a los presupuestos.

Dios mío, espero que no seas sindicalista.

Un saludo posnavideño
Juncal.